Embarazo

Embarazo ectópico y aborto

Por desgracia he escuchado y leído muchos casos tanto de embarazo ectópico como de abortos y en diferentes momentos del embarazo. Yo soy primeriza y aunque me he quedado embarazada mediante una fiv y teniendo endometriosis, nunca he tenido ni un aborto, ni un embarazo ectópico.

Soy una persona muy curiosa y me encanta aprender siempre cosas nuevas y buscar información sobre todo lo que se me ocurra. Y como tal, en cuanto me quedé embarazada, empecé a buscar información sobre todo lo relativo al embarazo: tipos de embarazo, abortos, parto, bebés, lactancia, etc.

Hoy he recopilado un poco de info general sobre el embarazo ectópico y el aborto y he querido hacer este post. Es una información muy básica, que más o menos te pone en situación, pero si necesitáis profundizar en estos temas, no hay nada como acudir a vuestro médico.

Embarazo ectópico

Como ya sabemos, una vez fertilizado el óvulo, el huevo desciende por la trompa hasta llegar a la cavidad intrauterina y procede entonces a su implantación (anidación). En ciertos casos, ya sea por problemas de las trompas o por problemas del propio huevo, la anidación en vez de realizarse en la cavidad intrauterina (endometrio) se efectúa en la trompa, o incluso, mucho más raro, en el ovario mismo.

Con ello se empieza un cuadro que, dejado a evolución espontánea, es muy grave y de ahí que su diagnóstico lo más pronto posible, sea un paso indispensable para mejorar el pronóstico.

La paciente que ha sido intervenida de un embarazo ectópico, puede quedar gestante si la trompa restante está en buenas condiciones (trompa sana), si bien las posibilidades disminuyen.

De todas maneras, a veces la afectación de la trompa que motivó el embarazo ectópico, suele ser bilateral, es decir, que afecta también a la trompa restante, de ahí que la probabilidad de repetir otro embarazo ectópico en la otra trompa, aumente.

Las causas más comunes de embarazo ectópico secundarias a patologías de las trompas son las lesiones residuales de las mismas tras un proceso infeccioso, como por ejemplo una tuberculosis genital, una infección de trompas, las adherencias de las trompas, la endometriosis (enfermedad que se caracteriza por provocar adherencias, dolor con y sin la regla, dolor durante las relaciones sexuales, etc.) y otras.

Aborto

Se entiende por aborto la expulsión del contenido intrauterino antes de la semana 20 de gestación.

Es decir, toda pérdida de la gestación acaecida durante su primera mitad se denomina aborto.

Las causas que lo pueden producir son múltiples y variadas. La mayoría de los abortos se deben a las alteraciones cromosómicas o genéticas que presenta el embrión, hecho que provoca que la misma naturaleza deseche el embrión que no está en condiciones de desarrollarse normalmente.

Otro grupo de causas son las que obedecen a una alteración de tipo infeccioso materno o bien a la presencia de enfermedades maternas como la diabetes o ciertas enfermedades inmunológicas, o a malformaciones de la matriz, a los efectos de factores de tipo nerviosos y en un grupo nada despreciable (un tercio de los mismos) la causa permanece desconocida.

Cada una de estas causas tiene una cierta predilección en el momento de actuar. Así, las causas genéticas suelen provocar el aborto muy precozmente, mientras que ciertas malformaciones de la matriz lo suelen hacer cuando la gestación ya ha alcanzado unas 14-16 semanas. Otras como las infecciosas, pueden actuar en cualquier momento.

De todas maneras, las complicaciones secundarias al aborto deben tratarse adecuadamente con el fin de que no condicionen una dificultad para futuras gestaciones o bien dañen la salud materna. De ahí que en la casi totalidad de las ocasiones, si no se expulsan los restos ovulares deba procederse a un raspado con el fin de que la cavidad intrauterina quede vacía y por tanto que no se infecte.

La incidencia de abortos es relativamente alta, siendo así que se considera que un 10% de los embarazos terminan abortando. En ocasiones, el aborto es tan precoz que puede llegar a confundirse con una regla atrasada. El aborto a su vez es algo más frecuente en las mujeres que no han tenido ningún hijo previamente.

Cuando una paciente ha sufrido un aborto, la probabilidad de que repita en una nueva gestación depende de la causa que lo provocó.

Se considera una paciente como abortadora habitual cuando ha tenido tres abortos seguidos o bien cinco intercalados con hijos nacidos. En estos casos, las afectadas deben acudir al médico o centro especializado con el fin de determinar las causas y su eventual tratamiento.

Un saludo!!!

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario