Embarazo

Etapas del proceso embrionario

Cómo mujer embarazada que soy y además primeriza, me vuelvo loca por saber en cada momento cómo está mi bebé. Cada dos por tres acudo a Internet para buscar la semana en la que me encuentro y ver cómo va creciendo, cuanto pesa, en que etapa del proceso embrionario se encuentra, cómo es, qué hace…

Me encanta saberlo y es por eso que me he hecho unos apuntes más o menos, sobre algunas de las etapas del proceso embrionario y los he plasmado aquí. Espero que os ayude un poquito a vosotras también 😉

A las 3 semanas

A los 21 días después de la fecundación, el embrión ya mide alrededor de 4 milímetros. El corazón se forma en ese momento, y late ya a las tres semanas.

A las 5 semanas

A las cinco semanas el embrión ya mide 6 milímetros y tiene un aspecto parecido al de un renacuajo. Se puede diferenciar bien lo que representará los dos brazos y las dos piernas. Un extremo abultado que corresponde a la cabeza, aumenta más su tamaño en relación al resto del minúsculo cuerpo, dando de esta manera la particular forma de renacuajo.

A las 7 semanas

Ahora ya mide unos dos centímetros, o sea ya es unas cuarenta mil veces mayor que la célula inicial (el huevo). En este momento ya se han diferenciado varios órganos como el hígado, el cerebro, ciertos tramos del intestino, los grandes vasos sanguíneos, etc. El feto fabrica ya su propia sangre y posee una red de vasos arteriales y otra venosa, que están conectadas con la placenta a través del cordón umbilical, gracias al cual se establece la adecuada oxigenación de la sangre del embrión. Los dedos inician su diferenciación de las extremidades; aparecen los esbozos de las uñas y se dibujan claramente la nariz, la boca y las orejas.

A las 8 semanas

A las ocho semanas ya mide unos tres centímetros y pesa unos once o doce gramos. La disposición de la mayoría de órganos ya está esbozada.

A las 11-12 semanas

En estos momentos el embrión mide unos 8 – 10 centímetros. La bolsa amniótica está plenamente desarrollada, conteniendo el líquido amniótico que ofrece protección al feto. El líquido amniótico se renueva continuamente. Los ojos tienen párpados, que permanecerán sujetos hasta el séptimo mes. Se puede determinar claramente si es niño o niña, sus cuerdas vocales se desarrollan, el rostro adquiere aspecto humano, los brazos crecen algo más velozmente que las piernas. En realidad, puede decirse que prácticamente ya está totalmente formado.

A las 14 semanas

Inicia sus primeros movimientos. Al principio los brazos y las piernas se agitan sin objeto. Más tarde, a medida que madura neurológicamente, los movimientos se irán coordinando, e incluso será capaz de llevar su mano hasta la boca, haciendo sus primeros movimientos de succión (chuparse el dedo). Sus manos ya están perfectamente desarrolladas. Los cartílagos se han desarrollado en todo el cuerpo y progresivamente se densifican, uniéndose entre ellos para formar el futuro esqueleto. Las capas tenues y delicadas de células que cubrían el cuerpo se han ido trasformando en una verdadera piel (epidermis).

A las 16 semanas

En estos momentos su medida es de unos 18 centímetros (como una mano). Su peso es de unos 220-230 gramos, sus riñones inician su función y en la cabeza se distingue una pelusilla, preludio del cabello.

A las 18 semanas

La medida del feto en estos momentos es de unos 20-22 centímetros. Los movimientos del feto si bien no están perfectamente coordinados, sí permiten acomodarse a la situación exterior (posición de la madre). En determinadas ocasiones, la madre ya detecta los movimientos del feto, primero como simples sensaciones poco definidas, más adelante como verdaderos movimientos (patadas). Las glándulas sexuales (testículos y ovarios) siguen desarrollándose para colocarse, según el sexo, en el interior o el exterior.

A las 20 semanas

La talla del feto es estos momentos es de unos 25 centímetros, la mitad de la medida media en el momento del nacimiento. El feto ya sabe abrir y cerrar los párpados, mueve los dedos, las uñas están perfectamente desarrolladas y ya tiene huellas digitales. Su boca está lista para alimentarse (aunque no su intestino), los labios están preparados para la succión, los cabellos se espesan, los oídos registran todos los ruidos que le llegan, a veces dando como respuesta unos movimientos de las extremidades (como si se asustase).

A las 24 semanas

Mide 27 centímetros aproximadamente. Ya posee huellas dactilares en manos y pies, personales y definitivas. Se desarrolla su cerebro y el rostro se define. En esta época se desarrollan también los músculos y la madre ya nota perfectamente los movimientos del feto.

A las 28 semanas

Ya mide unos 30 centímetros y su peso oscila alrededor de los 800 gramos a 1 kg. Sus pulmones inician su última parte del desarrollo. La epidermis se ha hecho definitiva. En realidad inicia la preparación para su salida, de ahí que a partir de este momento, si naciese empezaría a tener posibilidades de sobrevivir, claro está con el soporte terapéutico adecuado y no exento de muchos peligros todavía.

A las 40 semanas

Sin saber todavía el porqué, aproximadamente a las 40 semanas después de la última regla, o a las 38 de la fecundación se inicia el momento tan esperado del parto y la salida al exterior del nuevo ser, a partir de ahora, recién nacido.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario