Calendario

Semana 24 de embarazo

Semana 24 de embarazo

Cambios físicos en la madre

A estas alturas del embarazo, las estrías que pudieron aparecer se hacen más evidentes, principalmente en la barriga,  muslos, nalgas y senos.

El escozor que se puede sentir debido a las estrías, puede ser aliviado con cremas, pero su surgimiento no puede ser impedido.

Acostumbran a ser más discretas después del parto, pero igual se debe tener en consideración que el surgimiento de las estrías tiene un factor hereditario, si la abuela del futuro bebé las tuvo, es muy probable que la madre las tenga.

Síntomas

Los principales síntomas en esta semana del embarazo son el aumento de las ganas de orinar, dolores en la espalda y dificultad para dormir.

Todo esto es  producto del incremento del tamaño de la barriga y del peso del bebé, el cual ejerce presión sobre los órganos de la madre; inclusive la actividad del bebé en el útero, sus pataditas y movimientos podrán producir incomodidad en la mamá.

Recomendaciones

En esta etapa del embarazo, todo lo que la madre siente puede ser transmitido al bebé; si lleva algún susto o está muy estresada, el bebé se podrá ver afectado, por lo cual la principal recomendación es mantener la calma y relajarse lo máximo posible.

Ya es buena fecha para ir investigando sobre el parto, acudir a charlas, conversar con otras madres, etc.

Conversar con el médico sobre las ventajas de un parto de manera natural, frente a la cesárea; la primera opción puede resultar dolorosa, pero la cesárea ocasionará muchas incomodidades después del parto, que es justo el momento cuando la madre necesitará estar en buenas condiciones para cuidar del bebé.

Un parto natural bien asistido no provoca secuelas permanentes en la región vaginal; y si se presenta algún tipo de lesión a nivel del perineo, el médico la podrá arreglar en el momento, ya cuando la inflamación disminuya todo volverá a estar normal.

Medicación  y control médico durante el embarazo

Esta es la fase ideal del embarazo para que el médico indique la prueba de la diabetes.

Cuando las hormonas del embarazo impiden que la insulina funcione normalmente en el cuerpo puede presentarse la llamada diabetes gestacional.

La insulina es producida por el páncreas y permite que las células se nutran con glucosa (todos los alimentos se convierten en glucosa después de la digestión). Cuando hay un desequilibrio en la producción de insulina, la glucosa no entra a las células y se queda en la sangre, atraviesa la placenta y llega al bebé quien también pasa a tener exceso de azúcar.

Generalmente, los médicos intentan controlar la diabetes de la madre por medio de la alimentación, ya que es común que después del parto todo vuelva a la normalidad. Sin embargo, hay algunos casos en los que la embarazada podrá necesitar inyecciones de insulina.

 

Desarrollo del bebé

El tamaño del pequeño es de 30 cm con un peso de 600 g, comparable con una mazorca de maíz.

La piel todavía es muy fina y frágil y el cuerpo ocupa cada vez mas espacio dentro del útero.

En esta fase el bebé está desarrollando sus papilas gustativas; la presencia de la proteína llamada Serca-3 en la superficie de las células de las papilas puede tener relación con el hecho de que el bebé pueda aceptar alimentos de sabor amargo.

Los huesos de los oídos ya se endurecieron y el bebé puede oír, inclusive se ha comprobado que prefiere la voz de la mamá a cualquier otro sonido; por lo cual es importante que la madre le hable, cante o le lea diariamente.

Los pulmones comienzan a producir surfactante, sustancia responsable de garantizar que el bebé pueda respirar sin problemas los primeros momentos fuera de la barriga de la madre y así tener fuerza suficiente para su primer llanto.

Los ojitos continúan en constante formación, y a pesar de no tener ningún color, el iris ya está formado.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario