Calendario

Semana 27 de embarazo

Semana 27 de embarazo

Cambios físicos en la madre

Los cambios en los senos continuaran hasta después del parto, las aureolas oscurecerán.

Los pezones también se pondrán más oscuros y cada vez más sensibles, debido a la gran cantidad de hormonas que se producen como preparación del cuerpo para la lactancia.

Síntomas

La madre puede tener la sensación de estar con el estomago lleno, lo que es normal puesto que con el útero en crecimiento, el estomago se comprime.

En este periodo las varices, hemorroides y calambres pueden ser muy comunes; para aliviar estos existen varios tratamientos como ejercicios, medias especiales, etc.

Ahora bien si el problema se torna muy fuerte, lo mejor es consultar con el obstetra quien podrá recetar algún medicamento de forma adecuada.

Recomendaciones

No se debe dejar de beber suficiente agua para reponer todo el líquido que el cuerpo pierde con la transpiración.

El agua de coco es una forma muy saludable y natural de reponer sales minerales, no se recomienda el consumo de bebidas isotónicas.

Se deben evitar actividades físicas en zonas exteriores si el tiempo está muy caliente.

Se debe consumir suficientes alimentos con fibras, ya que estas son fundamentales para el buen funcionamiento del tracto digestivo y  para prevenir el estreñimiento.

Además las fibras ayudan a mantener constantes los niveles de azúcar en la sangre.

Las mismas se encuentran disponibles en fuentes de origen vegetal, como las semillas (girasol, soya, calabaza, etc.), granos, frutas, verduras y leguminosas (frijoles, lentejas, arvejas).

Se debe también dar preferencia al consumo de productos elaborados con harinas integrales.

Medicación  y control médico durante el embarazo

Si la madre tiene sangre tipo Rh negativo, el médico indicará un examen para detectar anticuerpos anti-Rh, y aplicará una inyección llamada inmunoglobulina anti-D para combatir la incompatibilidad con la sangre del bebé y evitar problemas para este.

Puede que el médico señale la necesidad de repetir la inyección en la semana 36 del embarazo.

Otro punto importante en este periodo del embarazo es la necesidad de que el cuerpo esté bien abastecido de hierro, ya que el mismo es indispensable para una serie de funciones, como son la producción de hemoglobina y la manutención de un sistema inmune saludable.

En el embarazo el hierro es muy importante debido a que la cantidad de sangre puede aumentar hasta en un 50 %, por lo que es necesario mas hierro para producir más hemoglobina.

El hierro también es utilizado por el bebé en desarrollo y por la placenta, especialmente durante el segundo y tercer trimestre de gestación.

Muchas mujeres requieren hierro porque ya comenzaron el embarazo con reservas insuficientes de dicho mineral.

La carencia de hierro puede llevar a que se presente un tipo de anemia que se asocia con partos prematuros, bajo peso del bebé al nacer y en casos graves hasta mortalidad infantil.

Por lo tanto el médico reforzará las dosis de suplementos de hierro e indicará los alimentos que se deben incorporar a la dieta de la madre.

Las carnes rojas son las mejores fuentes de hierro para la embarazada, ahora bien si esta es vegetariana puede incluir legumbres, verduras y granos para suplir sus necesidades de hierro.

Existen dos tipos de hierro, el no heme, que se encuentra fundamentalmente en alimentos de fuentes vegetales  y el hierro heme que está presente solo en productos de origen animal.

Es importante comprender que el cuerpo humano tiene mayor facilidad para absorber el hierro heme, por lo que es bueno incorporar a la dieta las mejores fuentes de este mineral (carnes rojas, aves y pescados).

Otro factor importante a considerar es el hecho de que la vitamina C potencia la absorción del hierro, por lo cual acompañar comidas con algún cítrico no solo es una buena idea, sino una necesidad.

Desarrollo del bebé

En esta fase el bebé continúa ganando peso y formando una capa de grasa entre sus órganos internos y la piel, lo que lo ayudará en la regulación de la temperatura al salir de la barriga de la madre.

Su peso está alrededor de los 875 g con un tamaño de 37 cm aproximadamente, asemejándose a una coliflor. Y aunque esté creciendo rápidamente su cerebro y pulmones todavía están inmaduros, lo que no es preocupante puesto que todavía tiene al menos 13 semanas por delante para estar listo para enfrentar el mundo exterior.

El diafragma del bebé entrena sus movimientos, los cuales pueden ser sentidos por la madre como si fuese hipo, esto puede suceder varias veces al día, lo que es totalmente normal.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario