Calendario

Semana 34 de embarazo

Semana 34 de embarazo

Cambios físicos en la madre

La madre puede sentir dolor o sensibilidad en el ombligo, eso es normal en la fase final del embarazo.

Esa sensación sucede porque la barriga crece y distiende ligamentos fibrosos del abdomen que se insieren en el ombligo.

La separación de la musculatura abdominal, que sucede por el crecimiento del útero, puede producir un área de debilidad en la región umbilical.

Esta es una situación que normalmente desaparece después del parto; en caso de que esto no suceda se estaría en presencia de una hernia umbilical, la cual puede ser corregida quirúrgicamente.

Síntomas

Con el aumento de la barriga y la gran extensión del útero, las hormonas están a flor de piel en la madre, haciendo que surja prurito o erupciones de la piel, normalmente en la barriga, senos y caderas.

La incomodidad que produce el prurito puede ser aliviada hidratando la piel regularmente, aplicando cremas humectantes con frecuencia, para mantener el nivel de agua de la piel estable.

Ahora bien cuando el prurito es en las palmas de las manos o plantas de los pies, puede ser una señal de colestasis (concentración en exceso de pigmentos biliares en la piel, que produce picazón, ictericia y oscurecimiento de la orina).

La colestasis también puede producir síntomas como dolor abdominal, pérdida de apetito, vómitos y fiebre; en estos casos se debe consultar inmediatamente con el médico para que este indique el tratamiento adecuado.

Otros síntomas comunes son dolores debido a que la musculatura de la cadera se está abriendo; además también pueden estar presentes algunas contracciones molestas.

Ese dolor y a veces hormigueo en las caderas también es el resultado de la presión que el bebé ejerce sobre los nervios; para lo cual masajes y técnicas de relajación pueden ayudar.

Bajas de la presión arterial y sensación de desmayo y mareos son síntomas normales en esta fase; los motivos pueden ser variados, como el calor, movimientos muy rápidos, alimentación muy espaciada, etc.

Recomendaciones

Como la mujer puede sentirse mal en ciertas posiciones, es el caso que se presenta cuando se acuesta con la barriga hacia arriba, debido a que el peso del bebé presiona las venas haciendo que el ritmo cardiaco cambie; la recomendación es dormir de lado.

La mayoría de las embarazadas pueden quejarse de insomnio y otros problemas para dormir, como la necesidad frecuente de orinar, ansiedad y preocupaciones diversas; para aliviar esta situación lo ideal es mantener una rutina nocturna, como acostarse siempre a la misma hora, y apagar la luz inmediatamente para intentar dormir.

También puede tomar un baño tibio para dormir más relajada; evitar comer alimentos muy pesados y condimentados durante la noche, evitando así la acidez e indigestión.

Como en la fase final de la gestación es cuando aumenta más la retención de líquidos, que puede ser sentida en manos, pies, piernas y hasta en el rostro; una recomendación clave es tomar agua de coco.

El agua de coco es rica en potasio, lo cual ayuda a disminuir los calambres, tiene pocas calorías, nada de grasas y muchos nutrientes; además es hidratante y colabora con el buen funcionamiento intestinal; al ser una bebida diurética permite la disminución de la retención de líquidos.

Medicación  y control médico durante el embarazo

Ya para esta semana se puede considerar que se está en la etapa final de la gestación, el obstetra deberá realizar pruebas que colaboren a evitar o prevenir cualquier tipo de problema a la hora del parto.

Entre las pruebas que deberán hacerse está la de despistaje de la bacteria streptococcus B, que es bastante común en el tracto reproductivo y generalmente no produce cualquier tipo de problema o síntoma en la mujer.

Sin embargo cuando tal bacteria entra en contacto con el bebé durante el parto, puede producir infecciones graves como meningitis, neumonía o hasta una infección generalizada en todo el cuerpo.

Para evitar este tipo de complicaciones, el médico hará una prueba en la cual pasa un bastoncillo de algodón por la región genital de la mujer, el cual después es enviado al laboratorio para su análisis e identificación de la existencia de esta bacteria.

En caso de obtenerse un resultado positivo, se le indicará a la mujer un tratamiento con antibióticos antes del parto, para así disminuir el riesgo de que la bacteria pase al bebé.

Desarrollo del bebé

Las pestañas del bebé ya están totalmente formadas y el cabello más largo, en algunos ultrasonidos es posible verlo.

Los ojos no tienen un color definitivo todavía, la mayoría de los bebés nacen con ojitos claros, sin embargo ese color cambia con el contacto con la luz solar y se definirá completamente solo después de varios  meses de nacido.

El bebé se siente más quieto, esto debido a que se mueve con menos frecuencia por causa del espacio menor en la barriga de la mamá.

El cuerpo del bebé puede ser comparable con un melón, teniendo un peso aproximado de 2.146 g y una talla de  45 cm.

El hipo del bebé es normal y llega a ser cada vez más recurrente; la madre lo puede sentir como unos pequeños saltos que pueden resultar incómodos pero necesarios; la presencia del  hipo indica la formación completa del sistema nervioso y del diafragma del hijo.

Si la madre no siente el hipo, normalmente no es motivo de preocupación, puede ser que dependiendo de  la posición del bebé en el útero el mismo sea difícil de percibir.

El bebé continúa teniendo hipo inclusive durante algunas semanas después del parto.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario