Calendario

Semana 35 de embarazo

Semana 35 de embarazo

Cambios físicos en la madre

El cuerpo de la mujer continua preparándose para el parto, el bebé se encaja en la pelvis y se posiciona para nacer, aunque no siempre con la cabeza hacia abajo.

La posición del bebé aumenta la presión que ejerce sobre los órganos internos de la madre y la pelvis, lo que puede causar alguna incomodidad para ella. La presión sobre el estomago y los riñones puede originar problemas de digestión y aumentar las idas al baño.

El ombligo de la futura mamá podrá estar aumentado y saliente.

Síntomas

A partir de esta semana las alteraciones del humor de la mujer se hacen más intensas; factores como las hormonas, ansiedad, cansancio, cosas por organizar y todas las preocupaciones con el parto y la llegada del bebé, hacen que las mujeres se vuelvan más sensibles.

A partir de la semana 35 es importante prestar atención a las señales de trabajo de parto.

Cuando se presentan contracciones el útero se vuelve duro por unos 30 segundos y después se relaja, dolores abdominales parecidos con cólicos también son síntomas; en el caso de que los mismos se vuelvan regulares, de 10 en 10 minutos o cada 5 minutos, entonces es hora de ir a la maternidad.

Recomendaciones

Como ya en esta fase hacer ejercicios se hace una tarea difícil, se debe procurar al menos continuar caminando, también actividades físicas como yoga e hidrogimnasia son factibles de realizar con una barriga grande.

La madre debe hacer cambios en su rutina, ya que la presión que el bebé ejerce sobre la vejiga es cada vez mayor y por lo tanto debe orinar con más frecuencia.

La inflamación en los tobillos y pies es normal en estas últimas semanas, se debe intentar descansar y mantener las piernas elevadas.

En el tercer trimestre del embarazo es muy importante comer porciones de alimentos ricas en hierro; el bebé absorbe dicho mineral para formar sus reservas de hierro corporal, en gran parte en forma de glóbulos rojos.

Por lo tanto se debe evitar consumir té o café con las comidas, ya que ellos contienen sustancias fenólicas que interfieren en la absorción de dicho mineral.

Pero por otro lado alimentos ricos en vitamina C, tienen la capacidad de aumentar la absorción del hierro en hasta 6 veces, por lo que se les debe incluir en la alimentación. Algunos de estos alimentos son naranjas, fresas y brócolis.

Otra recomendación es el consumo de alimentos como el salmón, atún y sardinas, ya que los mismos tienen un elevado contenido en ácidos grasos omega-3, los cuales no aumentan el colesterol sanguíneo.

Puede que en esta fase del embarazo se sientan contracciones, que generalmente no son anunciadoras del parto; son ejercicios que automáticamente el cuerpo materno realiza para ir preparando al cuello del útero para el paso del bebé.

Tales contracciones no deben causar preocupación, es aconsejable practicar técnicas de relajación. También es bueno consultar y exponer las dudas al obstetra.

Se recomienda planificar, con el futuro padre, cual es el mejor camino para llegar más rápido a la clínica u hospital, también se debe tener a mano el numero de contacto del  obstetra y organizar todo lo que se debe llevar para cuando nazca el bebé.

Medicación  y control médico durante el embarazo

Si no  se ha realizado, el médico debería indicar un examen llamado cultivo de secreción vaginal, que se hace para detectar si hay o no presencia de estreptococos en el canal del parto.

Dicho estreptococo es un tipo de bacteria que existe normalmente en el intestino de las personas, pero que puede migrar hacia la vagina y colonizarse en ella, por lo cual existiría riesgo de transmisión al bebé durante el parto.

Para evitar tal infección el médico indicará en caso de ser positiva, la administración endovenosa de terapia con antibióticos.

Hay que destacar que el estreptococo no acostumbra a producir síntomas y es inofensivo para la mujer, sin embargo puede ser peligroso en los bebés, sobre todo los prematuros.

Desarrollo del bebé

Las 35 semanas de embarazo marcan el final del octavo mes; el bebé está completamente formado, el único órgano que todavía no está en funcionamiento es el pulmón, que irá a funcionar a la hora del parto.

Las arrugas han desaparecido, dejando un rostro liso. Ya consigue controlar y mantener la temperatura corporal, no obstante todavía necesita crecer y ganar más peso.

A estas alturas ya el peso está alrededor de los 2,38 kg, con aproximadamente  46 cm de largo, y puede ser comparado con un melón grande.

Debido al rápido crecimiento y ganancia de peso durante este tiempo todo, ya el bebé ocupa mucho más espacio dentro del útero, y la cantidad de líquido amniótico es cada vez menor, por lo cual sus movimientos se hacen más difíciles, y sus pataditas se sentirán menos.

Durante esta semana su cerebro continúa creciendo; las neuronas y conexiones se desarrollan cada vez más y después del nacimiento estarán perfectamente conectadas para recibir estímulos.

El bebé comienza a prepararse para la hora del parto, posicionándose con la cabeza hacia abajo, en lo que se denomina presentación cefálica, que le permitirá que el trabajo de parto ocurra sin problemas.

Es una posición ideal, que resulta cuando la cabeza, que es la mayor parte de su cuerpo, sale primero a través del canal vaginal.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario