Calendario

Semana 38 de embarazo

Semana 38 de embarazo

Cambios físicos en la madre

Los senos de la futura mamá están cada vez más grandes y pueden inclusive estar llenos de leche.

La piel de los mismos se ha estirado, volviéndose más fina y sensible, siendo posible hasta ver las venas.

Las mamilas se oscurecen y agrandan, situación que desaparecerá después del periodo de lactancia.

Síntomas

A partir de esta semana los síntomas de parto pueden producirse en cualquier momento y pueden ser fácilmente confundidos con otras molestias que afectan a la salud de la mujer, como diarrea, acidez e inclusive hasta un síntoma muy común que se da al final del embarazo y durante el trabajo de parto, que es sentir fuertes dolores en la espalda.

Recomendaciones

A estas alturas el mejor consejo para la futura mamá es comenzar a prepararse para el parto.

No debe estar ansiosa, la naturaleza es sabia y sabe cómo actuar. El bebé dará sus señales de que está listo para nacer.

La respiración ayuda mucho en caso de parto normal. Se debe inspirar por la nariz y soltar el aire por la boca, lo cual ayudará a liberar toda la tensión del cuerpo.

Cuando se inspire se debe contar lentamente hasta 3 y nuevamente hasta 3 para espirar.

Durante la segunda fase del trabajo de parto, se requerirá hacer fuerza para que el bebé salga; se debe concentrar la presión del aire hacia abajo en dirección hacia la vagina, levantando la cabeza y apoyando el mentón en el pecho.

La fuerza que se haga debe ser larga, evitando pequeños esfuerzos; lo ideal es hacer un esfuerzo bien largo en cada contracción, lo cual además ayuda a disminuir el dolor que ellas causan.

Medicación  y control médico durante el embarazo

En esta semana la consulta con el médico servirá para realizar observaciones y exámenes de rutina, así como para explicarle a la madre cuales serán las señales del inicio del trabajo de parto; lo que sucederá en el propio parto y todo lo relacionado con la lactancia materna.

Con respecto a la lactancia el médico hará énfasis en los beneficios que la misma trae tanto para el bebé como para el establecimiento de una relación más estrecha entre la madre y el hijo.

La leche materna es un alimento natural y completo que posee una composición nutricional perfectamente ajustada a las necesidades del bebé; y va sufriendo alteraciones a lo largo del tiempo, que responden a las exigencias crecientes de nutrientes que se dan durante el crecimiento.

Además de los nutrientes que posee la leche materna, la misma tiene otras sustancias con capacidad inmunomoduladora, así como centenas de bacterias beneficiosas, que hacen que de ella un producto inimitable, que es adecuado para casi todos los recién nacidos, con muy raras excepciones.

Las ventajas de la lactancia materna para el niño son nutricionales, anti-infecciosas, inmunológicas, cognitivas y afectivas.

También juega un papel muy importante en la estimulación de la musculatura oro facial y del modelaje del paladar, con beneficio para la respiración oral y nasal.

Para la madre,  las ventajas son la promoción de la involución uterina (proceso por medio del cual el útero vuelve a su tamaño normal después de la mujer haber dado a luz), asociada a la disminución del riesgo de cáncer de mama y ovario.

Es fundamental comenzar con la lactancia inmediatamente después del nacimiento, el contacto con la piel de la madre durante la primera hora de vida estimulará la producción de leche materna.

Desarrollo del bebé

Para esta semana ya o vérmix que cubre totalmente al feto comienza a disminuir; parte del mismo se acumula en el intestino del feto, lo que forma el meconio, que es un liquido negro que sale en el primer cambio de pañales.

Mientras más tiempo esté el bebé dentro del útero, más peso ganará, siempre y cuando la placenta esté en condiciones de suplir las necesidades del bebé.

La placenta comienza a disminuir sus actividades con la proximidad del parto, parando casi totalmente.

Los movimientos fetales también pueden disminuir, pero no se detienen totalmente; todavía es posible sentir al bebé moverse al menos 10 veces al día, sin embargo sus movimientos son más cortos por falta de espacio.

Para esta semana el bebé tiene aproximadamente 3,083 kg de peso y una talla de 49  cm, y puede ser comparado con un tallo de ruibarbo.

El bebé consigue asegurar cosas con las manos, como el cordón umbilical; después de nacer lo hará bien fuerte con el dedo de la madre.

Los órganos están totalmente desarrollados, los pulmones ya funcionan, por lo tanto a partir de esta semana si nace no debería tener ningún problema.

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario