Calendario

Semana 39 de embarazo

Semana 39 de embarazo

En la semana 39 de embarazo, es probable que la madre tenga los pies y manos hinchadas, sobretodo si estamos en verano. Es una situación que puede incluso incrementarse después del parto; lo cual persistirá hasta que el organismo se libere de todo el exceso de líquido que ha ido acumulando durante el embarazo.

Al rededor de 15 a 20 días después de dar a luz, la mamá empezará a notar que poco a poco va perdiendo el exceso de líquido acumulado durante el embrazo.

Síntomas en la semana 39 de embarazo

En estas últimas semanas de embarazo, la futura mamá puede sentir las llamadas contracciones de Braxton Hicks, que no son más que una práctica previa del útero para dar paso al verdadero proceso del parto.

Cuando se está a punto de dar a luz, puede ser difícil saber si se está de parto o no; si las contracciones son irregulares y se calman cuando se hace un cambio de posición, es probable que todavía no estés de parto.

Pero ojo, puedes estarlo en cuestión de minutos.

Por lo tanto, empieza a controlar las contracciones. La hora de ir al hospital será cuando se presenten contracciones que surgen en intervalos de tiempo regulares. Recomiendan ir al hospital cuando son cada dos minutos y mantienen el ritmo durante al menos una hora.

Cada contracción debe durar casi un minuto, y si rompes aguas, tengas contracciones regulares o no, debes ir al hospital.

Medicación  y control médico durante el embarazo

Cuando existe la necesidad de anticipar la fecha del nacimiento del bebé, la evaluación vaginal de la madre se realiza mediante el Índice o test de Bishop, dónde los médicos evaluarán el estado del cuello uterino y/o la necesidad de inducir el parto o no.

El estado del cuello del útero es uno de los factores predictivos más importantes sobre la probabilidad de éxito de la inducción del trabajo de parto.

El Índice de Bishop es una escala que permite evaluar la maduración del cuello uterino y así predecir la probabilidad de que la inducción del parto resulte en un parto normal.

Cuando se induce el parto, éste se presenta como un parto normal, pero las fases del trabajo de parto son más rápidas; podrá ser hecho con anestesia epidural para el control del dolor, de forma semejante a un parto espontáneo.

En condiciones normales, en esta semana la consulta médica servirá para realizar observaciones generales, exámenes de rutina y conversar con la futura mamá sobre las señales del inicio del trabajo de parto, el parto propiamente dicho y las directrices sobre la lactancia.

El médico constatará que la madre tiene un estilo de vida saludable, si existe algún riesgo para la hora del trabajo de parto; y discutirá con la misma las estrategias más recomendables para el alivio del dolor durante el parto.

Desarrollo del bebé

El bebé está prácticamente listo para nacer. A partir de esta semana solo faltan toques finales como el surgimiento de nuevas capas de piel para hacerla más resistente.

El sistema nervioso está completamente desarrollado y el cerebro ya es un juego completo de unos cien billones de neuronas.

El pulmón está en condiciones de funcionar, pero eso solo sucederá después del nacimiento, al momento de aquel llanto inicial tan esperado.

Ya para esta semana el bebé tendrá, más o menos, un peso de 3,28 kg y medirá unos 50 cm. Puede ser comparable con una sandia pequeña.

Al nacer el bebé tendrá 300 huesos en el cuerpo, no obstante a lo largo del crecimiento, algunos de esos huesos se unirán para llegar a ser apenas 206 en la fase adulta.

En ocasiones, se puede dar que la mamá se ponga de parto en la semana 39 y en otras que el bebé no nazca hasta la semana 42. Si esto ocurriera, los médicos evaluarán la posibilidad de inducir el parto o bien realizar una cesárea.

SEMANA 40 DE EMBARAZO

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario