Embarazo

¿Siente mi perra que estoy embarazada?

Hoy quiero contar algo que me está pasando con mi perra. En la foto es la de la derecha. Pero antes quiero poneros en situación.

Antes de nacer, en el piso de mi familia ya habían animales. Mis padres siempre habían tenido perros de pequeños y cuando se casaron, les regalaron un chihuahua. Al año y medio nací yo. Estuvo con nosotros durante 9 años y recuerdo perfectamente el día que llegué a casa del colegio y me dijo mi madre que hacía poco rato que había fallecido. Menudo drama montamos.

Somos una familia que siempre hemos estado muy unidos a los animales. Hemos tenido casi de todo. Tortugas, pájaros, hámsters, perros, peces,…Y cuando pierdes a uno y pasa un tiempo, empiezas a sentir que falta algo. Así que un año o dos después, no lo recuerdo bien, al llegar del colegio mi madre tenía un cachorrito esperandonos en casa. Era una mezcla de chihuahua y pincher y de color marrón y le llamamos Hércules. Estuvo con nosotros 16 años y el día que decidimos sacrificarlo, estaba muy malito el pobre, montamos otro drama. Nos tiramos varios días llorando.

Por esa época yo ya me había independizado con mi novio y evidentemente, después de un año sin ningún animal alrededor, le dije a mi novio de cogernos un perrito. Él nunca había tenido animales y al principio no quería y pensé bueno, a ver más adelante. Poco después me lo dijo él y nos cogimos un Husky. Un macho precioso con los ojos azules. Antes de cogerlo estuvimos estudiando mucho la raza. Como eran, que necesitaban, que tipo de carácter tenían. Y nos decidimos.

Los huskies, son una raza bastante especial. Son unos perros buenísimos, no sirven como perros guardianes por que se van con to quisqui, son muy anárquicos, muy suyos y poco obedientes.

Y como nosotros estamos un poco locos y nos gustó tanto la raza, nos cogimos otro, esta vez una hembra, con los ojos oscuros. Preciosa. Y con ella aprendimos que hay diferencias entre las hembras y los machos. Así como el macho era bastante solitario, la hembra siempre quería estar con nosotros. Al macho no hemos conseguido nunca poder llevarlo suelto y a la hembra, desde el primer día prácticamente, ya iba suelta. Y muchas diferencias más. Pero lo que realmente quiero contaros es lo que estoy viviendo ahora.

Mis huskies ya tienen 13 y 14 años. Empiezan a ser muy mayores, pero con sus achaques y con la edad, viene la sabiduría. Sólo con mirarlos y hacerles un gesto con la cabeza o con la mano, ya saben lo que les quiero decir. Una sola palabra, y ya me entienden. Luna (la hembra) y yo, siempre hemos estado bastante unidas, pero desde hace un mes, más o menos la siento diferente. Llevo 14 semanas de embarazo y desde que me he recuperado de las náuseas y demás síntomas que me tenían frita, está pendiente de todo lo que hago. Vaya a donde vaya, siempre viene conmigo. Si me levanto del sofá, levanta la cabeza para mirarme. A veces estoy viendo la tele, la miro y está mirándome fijamente y se queda así un rato. Si Cristian, mi marido, se pone a acariciarla o abrazarla, me mira a mí. Hace más cosas, pero no acabaría nunca de contarlas.

Quizá sea algo que hacen todos los perros, no lo sé. Capi (el macho) no lo ha hecho nunca, ni lo hace. Él sigue en su mundo de Husky. Pero Luna, nunca había hecho estas cosas. Siempre ha sido más cariñosa que Capi, pero a este nivel nunca. ¿Será que siente el embarazo? ¿O sospecha que algo raro me pasa? ¿Puede que le pase algo a ella y sea su manera de decírmelo? Si me concedieran un deseo imposible, desearía poder hablar con ella. Es una perra muy especial.

¿Alguien más ha vivido alguna experiencia así o parecida? ¿Que creéis vosotras/os que le pasa? Contadme!!

Gracias por leerme y perdón por el tochaco! Un saludo!

You Might Also Like

No Hay Comentarios

Dejar un Comentario